Zawp Logo - Zorrotzaurre Art Working Progress
euesen

Zawp

Home » ZAWP Magazine » EL RESULTADO, ESE GRAN TAPÓN
labteatral

EL RESULTADO, ESE GRAN TAPÓN

ZAWP Magazine #4 Pag.16

Cuando planteo impartir el Laboratorio Teatral, no imagino  nunca un “resultado”. Y es que la palabra “resultado” debería de estar prohibida en el Teatro. La búsqueda del resultado es un teatro muerto, un teatro “a la marca”, un trabajo del grupo de cara a la galería (literalmente).
El teatro que no busca resultados, si no experimentación y riesgos, está en continuo crecimiento, y normalmente ese salto es hacia adelante. Lo agradece el director, lo agradece la Compañía y lo agradece el público (la galería).

Trabajando con un grupo magnífico de cinco actrices y un actor, me doy cuenta y aprendo, que la/el intérprete siempre tiene que arriesgar. Ofrecer un punto más del que se le ha pedido…y en un Laboratorio, mucho más.

Naturalmente, la figura del director está para que module, regule y dé forma a lo que le ofrece su grupo, pero siempre desde la escucha y la alerta de quien está creando encima del escenario.

De un chispazo de inspiración del intérprete (que tal vez, si el director no es capaz de captar se pierda), se puede crear un mundo. Dar un giro rotundo a la visión previa del director, y nacer algo fresco y verdadero que puede dar un sello de identidad a esa Compañía.
En el Laboratorio que trabajamos en noviembre, yo llevaba preparados una serie de ejercicios para trabajar “la Masa Viva”.

Este concepto, está muy poco trabajado en el panorama escénico actual. No es una búsqueda de la estética (esas formas ya son conseguidas sobre todo en la danza contemporánea), sino una búsqueda de la química grupal, del entendimiento profundo del partenaire.

Por medio de unos ejercicios previos, fueron descubriendo sus miradas, las energías que cada uno desprendía y como las iniciativas iban cambiando y generando que el grupo se uniese hasta crear algo muy cercano a lo que entendemos como Compañía.

Después llegaron los ejercicios que dan nombre al concepto, y entre formas abstractas y grupales fui testigo privilegiado de diálogos, estados y conceptos que cobraban vida en escena. Impregnando a su paso, cuantos obstáculos les había colocado en su camino.

Una vez trabajado todo lo anterior, la parte de la creatividad personal sedesarrollaba de manera igualmente sorprendente. Brotando ante mí una serie de “brillos de Arte” que no podía sino que encauzarlos hacia algo…..:”la tristeza del caracol”.

La obra ha sido escrita teniendo las voces y las químicas que me ofrecieron, durante dos semanas intensivas de pleno despelleje.

Ha sido una experiencia única, y se ha generado un teatro vivo  y en continuo crecimiento, sin priorizar el resultado.

Estaré siempre agradecido por la generosidad con la que trabajaron.

Deja un comentario

X