Zawp Logo - Zorrotzaurre Art Working Progress
euesen

Zawp

Home » ZAWP Magazine » ODA A LA SOPRANOS SUFRIENTES
odasopranos

ODA A LA SOPRANOS SUFRIENTES

ZAWP Magazine #4 Pag.12

Nosotras sopranos, no solemos cuestionarnos los personajes que cantamos; nos basta con afinar, colocar el agudo, frasear correctamente, sostener el aire y apoyar con el diafragma.

Esto es ya el mínimo para ser denominada Soprano.

Pero si me autodefino “intérprete con voz aguda y bien impostada”, quizás me plantee cierta dramaturgia de la obra que interpreto. Analizaría el contexto histórico, la época, movimiento artístico del autor o compositor…. Etc.

En mi caso, no logro encontrar en mí  esa línea imaginaria que a menudo se empeñan en separar a las  artistas entre cantantes o actrices. Por lo tanto  mi necesidad artística como mujer actriz-soprano me lleva ineludiblemente a plantearme conflictos entre mi YO FEMINISTA y mi YO SOPRANO.

Ahora bien, si una es consciente que en ella se ha generado una cierta adicción a la música y más  concretamente a la Ópera, no podrá que admitir su necesidad vital aunque, se reserve el derecho a réplica.

Llevo 40 años cantando, como suelen decir, con la voz impostada; bien por imitación o por capacidad natural, esa ha sido siempre el modo en el cual he sentido mi necesidad de cantar.

Y sí, recuerdo todos los discos y cassettes en casa de mis padres; música de óperas y zarzuelas donde las mujeres sufrían por amor. Para mí era un juego cantar y sufrir al mismo tiempo.

Ese juego se volvió razón de vida. Y como jamás concebí la música sin la interpretación, mis estudios de canto han ido de la mano del teatro. No sin  el consecuente conflicto que en ambos sectores suelen crear cuando perteneces a más de una disciplina artística.
¿Eres soprano o actriz? No lo sé.

Lo único que tengo claro  es que soy una mujer y como tal sujeto somatopolítico  XX; y en general,  social y artísticamente vista desde una perspectiva emocional.

¿Y si en el 90 por ciento de las óperas hubieran sido los hombres los asesinados, sacrificados, casados, engañados?  No me lo imagino.
Pero en nosotras queda mejor morir por amor.

Con el transcurso de los años el juego musical- interpretativo se convirtió en obsesión y mi técnica vocal debía estar al servicio de la interpretación.

Escuelas y cursos de teatro, de  dramaturgia, de movimiento y de expresión corporal, germinaron en mí la semilla  de un análisis escénico que me llevó a un encuentro con mi conflicto.

¿Soy intérprete o creadora? Porque ya no me vale con morir por amor y repetir una y mil veces: “Io muoio per te ”, mientras el público cae a mis pies ante mi  Do de pecho…..!!!!.

LA ÓPERA COMO CEMENTERIO DE PASIONES Y MUJERES.

Será que con la cantidad de años que llevo escuchando y cantando ópera,  no logro ver este género tan excepcional sino como un repetido planteamiento del sufrimiento femenino y de roles heroicos. Y no empatizo con él  a menos que me abstraiga emocionalmente y me aleje de la trama.

Episodio a parte cuando hablamos de la Música.

La música frente a la palabra. Mi condena… palabras que se han vuelto jeroglífico de lo inefable… Monteverdi, Mozart, Beethoven, Wagner, Verdi y tantos otros…. abrieron un imaginario ilimitado y esta alquimia sonora me enloquece frente a las palabras y acciones escritas de nuestras heroínas… mujeres que mueren absurdamente.
Pero este lamento sonoro nos recuerdan días felices y dichosos. Ni los corazones más duros se resisten. Y el tiempo musical se junta con el tiempo mental, el tiempo del sueño y solo puedo…. seguir cantando… muero, sí…. sintiendo sin olvidos… y aunque la perversidad de las palabras, cuenten que antes de esta Aurora, cansada, cerraré los ojos para qué él siga viviendo.. !Para no volver a verlo!¿Para vivir también debo someterme?
¿No podría yo quedarme pura e intocable?

Porque la música no tiene género ni edad ni construye entidades. Ella ES. Y siendo, existiendo canaliza las distintas realidades humanas.
Con  Monteverdi y su sabia decisión de unir la música a las palabras y sublimizar ambas, se creó un concepto nuevo musical que daría origen a la Ópera.

Pero a pesar de mi fuerte adicción a ella, he de reconocer que, sea por las circunstancias sociales y políticas del momento en que han sido creadas las distintas óperas, reniego de la mayoría de los libretos que para la composición utilizaron.

Siento enormes deseos de apelar a sus compositores y pedirles explicaciones sociales y políticas. Y en este sentido, comenzando por uno de los más grandes, Giuseppe Verdi. Va por ti Maestro mi TUTTE CONTRO VERDI.

 

Deja un comentario

X