Zawp Logo - Zorrotzaurre Art Working Progress
euesen

Zawp

Home » ZAWP Magazine » ZAWP MAGAZINE #3: bis a bis con Iñigo Ibaibarriaga
xCoAx_2013

ZAWP MAGAZINE #3: bis a bis con Iñigo Ibaibarriaga

BIS A BIS: Iñigo Ibaibarriaga

ZAWP Magazine #3 Pag.20

Por Tania Díez

Hace unos años que, por casualidad, como ocurren muchas cosas en la vida, conocimos a un hombre apasionado y comprometido con la música contemporánea, profesor en el Conservatorio “Jesús Guridi” de Vitoria-Gasteiz, Director del Laboratorio KLEM y co-desarrollador de la App “Acoustbl” junto a Carlos David Perales. Además, recientemente ha dirigido una joven orquesta: Euskadiko Ikasleen Jazz Orkestra que ha tocado en los Festivales Internacionales de Jazz de Getxo, Vitoria-Gasteiz y Donostia.

Él es Iñigo ibaibarriaga y, desde el primer minuto, la conexión fue inspiradora y hemos colaborado juntos en proyectos como el laboratorio ZAWP-Klem de música electroacústica, La feria de arte sonoro “La Escucha Errante”, HACERIA Tester Club y muchos otros aún por llegar.

En esta entrevista, queremos conocer algo más de este inquieto creador y profundizar en alguno de los proyectos en los que está trabajando.

Bueno Iñigo, hemos querido hacer un repaso rápido de tu trabajo pero nos gustaría que nos dijeses cómo presentarías tú a Íñigo Ibaibarriaga en una cena informal:

Creo que diría: “Buenas soy Iñigo Ibaibarriaga: músico, saxofonista… pero… me estoy quitando”. Ser “algo” es como una losa. Creo que me he pasado los últimos 15 años tratando de alejarme de muchas cosas, sobre todo por la sensación claustrofóbica de “pertenecer” a algo, a un estilo, a un modo de hacer obra. Esto me ha hecho desarrollar un modo distinto de percepción de lo sonoro. Quizá por eso, me he sumergido en proyectos que, desde ese lugar fronterizo que Eugenio Trías define como “Limes”, me ha permitido construir un personaje con muchas aristas, que se interesa e involucra en numerosos campos artísticos.

Por trabajo o por inquietud, te has movido por gran parte del mundo conociendo a muchos artistas, proyectos y lugares y de esos viajes han surgido posteriores colaboraciones. ¿Serías capaz de elegir 2 experiencias que quieras compartir brevemente con nosotros?

La primera de ellas es el nacimiento de un proyecto en dúo con un gran artista y amigo: Julio d´Escriván. Fue hace varios años. Acababa de ganar una beca en el Centro Huarte de Arte Contemporáneo de Navarra y contacté con él para trabajar juntos en el proyecto. Nos pasamos un año entero trabajando junto a más artistas en un proyecto que yo había definido previamente y que el trabajo en común fue perfilando de otra manera. Fue precioso ser testigo de esa mutación. Ese mismo año, Julio me invitó a su casa, en Cambridge, a pasar las Navidades. Corrimos juntos por el campo y, en esas mañanas heladas de la campiña inglesa, nació FUSIL, con la idea de crear una banda, en el sentido estricto de cómo es una banda de rock pero con el objetivo de desarrollar proyectos creativos contemporáneos.

Es nuestro sello de identidad como dúo (saxos y electrónica en vivo), con el plus de ser extensivo a más artistas. Todo es abierto en el modo de desarrollar este proyecto. Es fluido, orgánico, muy estimulante. Ha generado en mi, visto desde la perspectiva del tiempo, un modo abierto de concebir la creación.

La segunda ha ocurrido el año pasado. Fue la decisión de grabar un disco en solitario. “365 Recordings”. Se puede escuchar en Spotify. Tomé esta decisión decidido a registrar al menos “1 minuto” diario de música interpretada al saxofón, durante un año natural. Pretendía capturar la idea de gesto, de huella que hay en cada modo de tocar, improvisando frases cortas y poder desarrollar ideas que transiten durante un año entero de grabaciones. Llevaba el micro a todas partes, a cada viaje o lugar donde fuese a estar. Se convirtió en un modo obsesivo de permanecer atado al registro sonoro.

Ha sido una de las experiencias más arrebatadoras que he practicado, desde el punto de vista de la concepción del sonido, ya que había montones de días que llegaba a grabar 3 y 4 horas de material. Fascinante y perturbador al mismo tiempo.

No solo trabajas con artistas consagrados sino que, entre tus proyectos más recientes, has podido trabajar con jóvenes músicos que por primera vez tocaban en festivales de nombre en Euskadi. ¿Cómo ha sido la experiencia?

Creo que te refieres a la experiencia de la EIJO. Es un proyecto muy bonito que he desarrollado junto a mi compañero del conservatorio Josetxo Silguero y un gran equipo de profesores de distintos centros.

Es una preciosa experiencia asociada a aspectos más pedagógicos y que ha culminado con el proyecto EIJO (Euskadiko Ikasleen Jazz Orkestra), una Big Band de estudiantes, entre 14 y 18 años, pertenecientes a Conservatorios Profesionales y Escuelas de Música de toda Euskadi. Es un proyecto reciente, muy calentito, ya que lo acabamos de presentar, y tiene que ver con algo más sustancioso desde el punto de vista educativo.

Se trata de desarrollar un itinerario de Música Moderna como rama educativa en los conservatorios pertenecientes al Departamento de Educación del Gobierno Vasco. La EIJO Big Band es solo la punta de ese iceberg pero, tras ello, hay una profunda reflexión sobre la construcción de un programa de estudios que implique las músicas improvisadas (el jazz, rock, junto a las músicas más contemporáneas, el Live Electronics, etc), desde un enfoque educativo y sustentado por un sistema serio que lo avale. Es muy estimulante estar ahí, sumergido en ese proceso.

Acercándonos a tu experiencia dentro del movimiento ZAWP, nos gustaría conocer tu primera impresión sobre el proyecto.

Desde el primer día quedé fascinado con ZAWP. Conocí el proyecto de un modo casual hace un par de años. Estaba buscando un espacio para estrenar un proyecto para Ensemble mixto, dentro del marco del festival Espacio Klem, y tuve una reunión con Manu Gómez-Álvarez. Charlamos mucho sobre ideas creativas y nació una relación de trabajo preciosa. Me abrió las puertas de par en par.

En ZAWP he encontrado un equipo generoso, ilusionado, entregado, que apuesta por asumir propuestas artísticas de riesgo. ZAWP es un tejido rizomático en continua expansión. Si hay algo que puede definirlo seria: ¿Y por qué no? Desde un punto de vista creativo es un lugar abierto a asumir riesgos.

La primera impresión que te da es la de hacerte sentir cómodo y esa sensación se mantiene con el paso del tiempo. Te hacen sentir algo así como: “Pasa, estás en tu casa”. Y lo increíble es que todos los invitados que he ido trayendo desde diversos países a lo largo de estos dos años me dicen lo mismo.

Descubierto este proyecto, sus espacios y trayectoria, decidiste colaborar con nosotros y embarcarte en distintas “aventuras”, ¿cuáles querrías destacar y compartir con nosotros?

Quizá una de las primeras, no sé. Dicen que los primeros hijos tienen algo especial. La experiencia de crear “Terranova” fue algo especial. Fueron meses de trabajo en un sistema de residencia creativa con un Ensemble mixto y digo mixto en el sentido más extenso de la expresión ya que, además de ser muy variado instrumentalmente, también lo fue en lo concerniente al tipo de especificidades de los propios músicos, ya que lo formamos músicos de repertorio contemporáneo, clásico, jazz…). Muy heterogéneo y, por tanto, muy enriquecedor.

Creamos una pieza audiovisual basada en un videojuego, en la que los músicos interpretamos la música en directo y quien conduce el grupo es el propio video-jugador. Y ahí nació un modo de trabajo en residencia internacional que está dando unos maravillosos frutos. Hemos hecho mucha obra, conciertos, productos como Acoustbl. Hemos creado un sello discográfico, ZAWP Records, y un largo etcétera.

Del Laboratorio ZAWP-KLEM de música electroacústica han surgido residencias, conciertos y experiencias que aún hoy siguen creciendo, una de las cuales es la Feria de arte sonoro “La Escucha Errante”. Sabemos que estás trabajando en su tercera edición, ¿podríamos tener un avance de lo que se encontrarán los participantes?

Este año tendremos la tercera edición de “La Escucha Errante” y como cada año se incorporará una nueva variable al proyecto. El primer año, estuvieron invitados un gran número de sellos discográficos y galerías de arte.

El segundo, se organizó a través de una convocatoria internacional y tuvimos mas de 30 invitados de muchos lugares del mundo: Japón, Holanda, México, Inglaterra, Islandia, Argentina, Perú, etc. Artistas todos centrados en el desarrollo de músicas mixtas, con Live Electronics.

Este año hemos diseñado un encuentro que da continuidad a lo anterior e incorpora novedades. Tendremos un colectivo de invitados: más de 25 artistas portugueses especialistas en arte electrónico asociados al Live Coding. Vendrán de la Universidad de Porto. Vamos a proponer que algunos ensembles invitados toquen obra de compositores contemporáneos de los que nunca han hecho obra y se conozcan aquí, en el marco del festival.

Además tendrá lugar el estreno de un proyecto en el que llevamos todo el año trabajando. Una pieza para Ensemble y VideoMapping. Se trata de una colaboración de nuestro Ensemble Klem y el compositor Julio d´Escriván..

Además, estamos ultimando una mesa redonda vinculada al pensamiento creativo desde la ciencia, en ese interés nuestro de asociar disciplinas.

Y varias colaboraciones más con ensembles y compositores invitados. Creo que será muy sustancioso lo que va a tener lugar este año.

¿Se podría adelantar algún otro proyecto a corto o medio plazo?

Bueno, creo que el estreno del proyecto con VideoMapping va a ser algo especialmente relevante, sobre todo por el uso que hacemos de la parte visual. Hay un par de proyectos más que están en proceso y están siendo muy interesantes.

Uno de ellos es el proyecto “La Jaula Invisible”. Se trata de una creación para saxofón, guante cyborg y danza. Es una colaboración con Rajmil Fischman, de la Universidad de Keele (UK) y la coreógrafa Olatz de Andrés. Esta aún en proceso pero, básicamente, se trata de desarrollar una pieza en la que el gesto del intérprete del “guante” controla todo el espacio sonoro, modifica los sonidos del saxofón y se vincula al gesto de la danza. Esperamos tenerlo terminado para finales de 2015.

Y otro nuevo proyecto tiene que ver con las músicas de experimentación. Crear un entorno Arte-Ciencia para el desarrollo de la experimentación creativa. Esto es una idea que nos ronda desde hace tiempo y esperamos desarrollar en los próximos meses.

www.inigoibaibarriaga.com

www.laboratorioklem.com

Canal Youtube: Laboratorio Klem.

Deja un comentario

X