Zawp Logo - Zorrotzaurre Art Working Progress
euesen

Zawp

Home » Mundo ZAWP » ZAWP MAGAZINE #4: BIS A BIS CON MÓNICA NUÑEZ
FOTO MN1

ZAWP MAGAZINE #4: BIS A BIS CON MÓNICA NUÑEZ

BIS A BIS CON MÓNICA NUÑEZ

ZAWP Magazine #4 pág.20

Por Borja Serra.

Foto/s: Jorge Villa.

La mayor parte de su vida artística y laboral, Mónica Núñez ha combinado sus dos grandes pasiones: El flamenco y la pedagogía. Y estos han sido también los 2 grandes pilares en los que ha basado su trabajo durante más de dos meses de residencia este otoño en ZAWP. Con sus clases de cante flamenco durante la semana, con el taller familiar “Flamenco para crecer” de los Sábados y con el espectáculo “La flamencura todo lo cura”, que tendrá lugar el próximo Zona Franca Zawp de Invierno y que, de alguna forma, será el colofón a su larga convivencia con la familia de ZAWPers, en la que se integró desde el primer día. Pero su idilio con ZAWP viene de mucho antes. Dejemos que ella misma nos lo cuente.

  • Hola Mónica, buenas. Cuéntanos un poco quién es Mónica Núñez. De dónde vienes, a que te dedicas, ya sabes… este tipo de cosas.

Hola Borja, pues te diría que soy una madrileña con raíces gaditanas y que de ahí me viene la flamencura. Toda mi familia es de Cádiz pero yo he nacido y me he criado en Madrid, porque mis padres al casarse decidieron buscarse la vida allí. Mi madre se ha dedicado siempre a cantar flamenco así que lo mío viene de cuna como se suele decir. La verdad es que yo nunca hubiera imaginado dedicarme a cantar flamenco porque de niña era tímida para hacerlo delante de la gente pero en algún momento perdí la vergüenza y no la he vuelto a encontrar (jeje) Siempre explico que mi vocación principal es la pedagogía social, que es lo que estudié y a lo que me he dedicado siempre. La música ha estado en un segundo plano, de hecho empecé a cantar por hobbie, pero se fue convirtiendo poco a poco en mi profesión y ahora las dos pasiones van de la mano por medio de los diferentes talleres que hago.

– Ahora que ya sabemos un poco mejor quién es Mónica Núñez, cuéntanos como comenzó este idilio que dices vivir con ZAWP. Creo que fue hace ya tiempo… Cuéntanos la historia y también las razones de ese flechazo.

Todo empezó un 5 octubre de 2013 (recuerdo la fecha porque soy una romántica) Vine a actuar con mi amiga la bailaora Mariana Collado al Club de Flamenco y ahí surgió el flechazo. Primero con Eli, programadora de Haceria Flamenco Club, porque toda ella es un amor y nos trató de lujo desde el primer momento en que nos recogió en la estación. Nos pusimos a hablar como si nos conociéramos de toda la vida y resulta que una de mis primas había sido su cantaora cuando estrenó el espectáculo “A Base de Palos” en Granada. Y después vinieron más flechazos con cada una de las personas de ZAWP que conocí ese fin de semana y con el lugar. Me encantaron los colores y la creatividad de los espacios, sobre todo el de los container, así que ahí ya sentí que algún día viviría en uno de ellos… y mira, sueño cumplido!!

– Tiempo después, en 2015, ya viniste a presentar tu propio proyecto “La flamencura todo lo cura”, ¿algo así como la confirmación del idilio?

Exactamente. Justo 10 días después de conocer ZAWP me marché a México 6 meses pero con la idea clara de volver aquí. Así que cuando regresé de México hablé con Eli para proponerle el taller “La flamencura todo lo cura”. Me comentó que además del taller viniera a hacer una actuación para el Club de Flamenco así que avisé a otra amiga bailaora, Sara Nieto, y creamos un espectáculo que se estrenó aquí, en hACERIA, y se llamó “Flamenco de Candil”. Era una obra teatral casi totalmente improvisada que representaba una juerga flamenca en un patio de vecinos de los de antes. El público formaba parte de la obra (eran los vecinos del patio) y esto resultó un éxito porque la gente se metió de lleno desde el primer momento. Al día siguiente hicimos el taller “La flamencura todo lo cura” y también tuvo una gran respuesta. Se apuntaron 20 personas, más de las que esperábamos, y ahí pude comprobar que la flamencura de la gente vasca era potente, por eso tenía que buscar la forma de hacer algo más continuo aquí. Hablé con Eli y me explicó la opción de residencia en ZAWP, lo cual fue muy sencillo: hablé con Ruth (Directora de ZAWP) y le propuse un taller semanal “Flamenco para Crecer” y, como complemento, las clases de cante entre semana. Por su parte fueron todo facilidades y ya sólo tuvimos que coordinarnos para el tema de las fechas.

– Explícanos un poco en qué consiste “La flamencura todo lo cura”. Por lo que tengo entendido no es un taller al uso

“La flamencura todo lo cura” empieza siendo un taller pero este verano, con una de mis primas, decidimos probar a convertirlo en espectáculo-taller y está funcionando muy bien. Es un formato mixto porque es un espectáculo con un repertorio de flamenco variado y muy divertido pero a su vez es un taller, ya que enseñamos a la gente a tocar las palmas, a cantar, a bailar, a jalear y a dejarse llevar por el flamenco hasta donde cada uno quiera.

– Veo que en “la flamencura” ya encontramos bastante de tu faceta pedagógica, pero entiendo que es en los talleres “Flamenco para crecer” donde está más presente.

Sí, este taller (que también he estrenado aquí en ZAWP) tiene unos objetivos principalmente educativos. Estaba dirigido a familias porque, en los últimos años, he estado trabajando en Escuelas de Padres y Madres en colegios y en diferentes asociaciones desarrollando proyectos familiares. Quería dar continuidad a eso pero esta vez utilizando el flamenco como herramienta. Así que tenía, por un lado, la motivación de nuevo de unir mis dos pasiones y, por otro, las ganas de probar todo el potencial que ofrece el flamenco como recurso educativo y de crecimiento personal. Y la verdad, yo misma he quedado sorprendida con el proceso y los resultados. Desde la primera sesión cubrimos el cupo de participantes y la experiencia está siendo muy gratificante para todos, grandes y pequeños. Y es que el flamenco nos ayuda a compartir, a expresarnos, a conocernos mejor, a liberarnos, a sentir, a vencer miedos e inseguridades, a desarrollar la creatividad y mucho más! Deberían recomendarlo los doctores.

– Y por último, como no podía ser de otra meanera, antes de despedirnos nos gustaría que compartieras tus planes de futuro con nosotros.. ¿Como será tu día a día después de ZAWP?

Pues esta semana he decidido que quiero quedarme más tiempo por aquí. La verdad me ha sabido a poco y siento que me queda mucho por hacer por estas tierras. Con Eli estoy haciendo talleres de flamenco en un colegio de Otxarkoaga donde la mayoría de los alumnos son gitanos y está siendo una experiencia increíble, en las clases de cante cada vez tengo más gente… y precisamente los alumnos y alumnas me lo pidieron el martes pasado con una frase preciosa. Dijeron “Moni venir a las clases nos hace felices, es la mejor hora de la semana. No te puedes ir” y a mi que eso de ver felices a los demás me puede pues imagínate… así que voy a quedarme enero y febrero. Diciembre no puedo estar entero porque tengo que hacer el taller de “La flamencura todo lo cura” en Granada a principios de mes, así que volveré con una de mis primas que os va a encantar (Raquel) para hacer el show el 13 diciembre en Zona Franca y me bajo a Chiclana a pasar las navidades con la familia. Después de las fiestas vendré aquí a estar enero y febrero y lo más probable es que después vuelva a México a otro proyecto de allí que me tiene enamorada. Pero como soy una viajera flamenca que cuida a sus amores volveré a ZAWP seguro en cualquier momento. No os vais a librar de mí (jeje) Me habéis tratado muy bien todo el equipo. Estoy feliz y muy agradecida.

Puedes seguir a Mónica en www.facebook.com/monica.nunezavila

 

Deja un comentario

X